www.marialuisaaguilo.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Maria Lluïsa Aguiló: el velo de las palabras

cristòfol vidal



cristfolvidalMaria Lluïsa Aguiló es una artista que ha compaginado –ha tenido que compaginar– el trabajo de la enseñanza con el de creación de una obra propia, la cual le ha permitido obtener algunos premios importantes en numerosas exposiciones. Para no hacer una lista excesivamente larga valdría comentar, entre otros, la Medalla de Plata en el V Concurs de Pintura Jove (Barcelona, 1974), el primer premio en el Certamen de Pintura Sant Marçal 2004 con Harmonia, así como el segundo premio XXVII Premi Vila de Binissalem con Lee Miller.

Si bien los premios y menciones tienen un cierto interés de cara a la proyección pública de la artista, es más importante adentrarnos en los entresijos de la obra. Sin querer entrar en los caminos a veces tortuosos de la crítica especializada, una constatación evidente es que el arte ha acompañado la evolución de la humanidad y que, mediante el mismo, la humanidad ha querido reafirmarse como ser pensante y diferenciada del resto de seres del planeta. La pintura, la música y el habla fueron hitos definitivos en esta transformación transcendental. Tal vez por eso Maria Lluïsa Aguiló ha querido tener muy presente estos tres hechos para dar forma a su pintura. Así, ya en 1987 hizo una serie de retratos al pastel de María Callas (pintura, música y palabras unidas), la mítica cantante de ópera, en los cuales refleja mucho más el trasfondo psicológico que los propios rasgos físicos. Como hacen, por otra parte, los buenos retratistas, tanto pictóricos como literarios. Y pienso fundamentalmente en el escritor Josep Pla.

Se trata, de alguna manera, de mostrar el interior, la habitación particular que quería Virginia Wolf, el alma de los personajes. Su camino pictórico ha cogido profundidad y podríamos decir que se ha especializado en la búsqueda de aquello que se esconde tras las ventanas de los ojos. Y en parte no es extraño que su mirada se haya centrado en el rostro de los personajes, en los ojos, que muchos consideran el centro de la personalidad. Pero faltaba un último elemento humanizador: la palabra rápidamente se va a convertir en escritura y la humanidad sentirá la necesidad de dejar constancia gráfica de los sonidos emitidos para comunicarse. La escritura es, por tanto, otro grado en este proceso que también encontramos en las obras de Maria Lluïsa Aguiló: una delicada neblina de letras se superpone al personaje que retrata, como si el rostro –y el personaje– se quisiera esconder tímidamente tras un velo finísimo de palabras que nosotros habremos de desvelar en una danza sutil.

En definitiva, la escritura, la palabra, la música de los poemas y la pintura se unen decididamente en esta exposición que supone un paso más en la confirmación de la categoría indiscutible de Maria Lluïsa Aguiló como artista.

Texto del catálogo de la exposición Mirades protegides
CC Can Jaume Antoni, Santanyí, 2005

Lee Miller, 2005
Técnica mixta sobre tela, 146 x 114 cm
Segundo premio en el Certamen Internacional de Pintura Vila de Binissalem, 2005
Colección "Sa Nostra" Caixa de Balears

Fotografía Joan-Ramon Bonet