www.marialuisaaguilo.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

La escritura y la imagen

ELENA SOTO



elenasotoMaria Lluïsa Aguiló llena la superficie de sus lienzos con líneas, grafismos que se repiten formando tramas de laborioso artificio. Las letras dejan de ser el soporte del significado para transformarse en líneas constructivas, en elementos materiales de la composición.

Espacios evocadores. A través de la superposición de signos y colores crea espacios que evocan, a veces, la memoria del paisaje, como en sus obras Noche de bronce o Mensaje de otoño, a veces la memoria del color, como en Rojo japonés o Púrpura solemne; y en algunas otros conceptos del lenguaje, como en Palabras sin límite o Entre líneas.

El trazado de las letras, sus tonos, su disposición o incluso su ritmo, acaba desdibujándolas y crea una vibración diferente que las convierte en otra cosa.

La mezcla de signos gráficos e imágenes visuales es antigua y universal. La escritura ha tenido siempre una dimensión plástica y en muchos países de oriente los artistas eran, al mismo tiempo, poetas y pintores. De esta manera, se aunaba en la caligrafía ambas artes.

Además de los cuadros, Aguiló expone también tres esculturas que giran en torno a la palabra. En ellas se pueden observar dos manos en el acto de pasar página, tomar nota y plasmar los recuerdos en un papel.

Sección de arte de Metrópolis / Suplemento de El Mundo, 2005

Entrelínies, 2005
Técnica mixta sobre tela, 81 x 100 cm

Fotografía Joan-Ramon Bonet